miércoles, 19 de julio de 2017

BIENVENIDOS AL DESIERTO DE MURCIA

BIENVENIDOS AL DESIERTO DE MURCIA

Dedicado a Juan Alcaide

No, todavía no ha ocurrido pero estamos en el camino para que el futuro atractivo turístico de la región sea su impresionante desierto donde antes (pásmese, visitante) había una frondosa huerta. El desvío del agua hacia áreas exógenas y la destrucción de la flora autóctona mediante el entubamiento de acequias son el camino más corto hacia la desertificación.

Que el cambio climático es un hecho nos lo está diciendo de forma elocuente ese colosal cubito de hielo llamado Larsen C que se ha separado de la Antártida, el mayor iceberg de la historia desde que se tiene registro. Por una parte la dependencia de combustibles fósiles y por otra el modelo económico actual de puritita rapiña contra el planeta sin importar las consecuencias, traen estos resultados a nivel mundial.

Todo tiene que ver con todo y en nuestra región, tan alejada de la Antártida, ese mismo modelo se verifica, entre otras cosas, en las continuas roturaciones que llevan gigantescas plantaciones de lechugas y de cítricos a montes pelados, irrigados merced al robo del agua.  Podemos ver desde el coche cuando viajamos hacia Alicante, Mazarrón o el Mar Menor, montes aterrazados, eriales pespunteados de gomas de riego por goteo, nuevas roturaciones cada día, que nos hacen preguntarnos cómo es posible que en este trozo de desierto, donde las lagartijas llevan cantimplora, estén plantando naranjos. A quién se le ocurre. Pues se les ocurre a los inventores de este sistema, que tienen de tó menos de tontos: enormes tubos de hormigón conectados a puntos estratégicos del río conducen el agua hasta zonas semi desérticas previamente adquiridas por el valor de una bolsa de gominolas por inversores bien asesorados. Para hacer este tema aún más triste, el actual Pacto del Agua, que previsiblemente se firmará a final de este mes, es un paripé que no va a conseguir que se cumpla la Ley y que se impida la «deslocalizacion del agua», es decir, que se impida regar nuevas roturaciones a decenas de kilómetros de donde se encuentran las fuentes, dejando sin agua a los regadíos tradicionales que siempre y por derechos ancestrales han hecho uso de la misma y que son los que garantizan la estabilidad freática, la sostenibilidad ecológica y la biodiversidad de los  entornos, entre otras muchas cuestiones. ¿Qué por qué es un paripé el Pacto del Agua? Pues porque deja fuera a regantes, ecologistas y agentes sociales que puedan enmendar la plana a este modelo que tanta plusvalía genera para unos pocos. Pero esos pocos sí se encuentran representados en el Pacto del Agua, así que, sacad cuentas.

Como el modelo económico es de una injusticia demoledora a todos los niveles, después esas lechugas del párrafo anterior son  arrancadas por temporeros inmigrantes a razón de dos céntimos la pieza como hemos sabido hace un par de semanas. Finalmente y para cerrar el círculo los millones de euros de beneficio espurio conseguidos por esos avispados inversores viajan a las Islas Caimán o cualquier otro destino más o menos exótico para evitar pagar los necesarios impuestos que contribuyan al bien común. Mientras tanto, el mensaje machacón de los mass media, en manos de esos mismos inversores o de amigos muy cercanos, es el de que la reivindicación ecologista es una milonga y que los inmigrantes nos roban los recursos sociales y la sanidad. Cuando en el futuro (si lo hay) se estudie nuestra época vamos a quedar como la ciudadanía más entretenida y peor informada de todos los tiempos con muchísima diferencia. Poco pan y mucho, pero que mucho circo. 

Llegados a este punto, no me queda más que añadir, tal y como se coreaba en las manifestaciones de los regantes molinenses hace unos años: “Agua para los regantes y no para los mangantes”.


domingo, 9 de julio de 2017

LAS MENTIRAS DE LOS RACISTAS

LAS MENTIRAS DE LOS RACISTAS

He leído y escuchado, con ligeras variaciones, la siguiente historia: una mujer marroquí acude sola o con su hijo a un centro de salud, a veces habla el idioma y a veces no, y pide diez o veinte recetas ella misma o bien el hijo le hace de intérprete. El funcionario/a ni comprueba su identidad, ni hace preguntas, sino que, sencillamente, le sella las recetas y la mujer expresa en voz alta, en la versión en la que acude sola, lo bien que se vive en este país en que te lo dan todo hecho y gratis, sin mayor obstáculo. En una ocasión, la esposa de un conocido me contó esta historia como si hubiera ocurrido delante de alguien de su entorno. Yo le dije que no me lo creía y os podéis imaginar la que se montó. Ahora leo en Facebook este mismo relato con pequeña alteración (madre que no habla el idioma, para hacer el asunto más doloso, y niño que hace de intérprete); hago lo mismo, digo que es MENTIRA y, cómo no, se me echan encima sin tardar un minuto, un par de usuarios de la red social para afearme mi incredulidad frente a la invasión extranjera que nos roba nuestros recursos ante el silencio de la administración que lo hace para conseguir votos (¿de quiééénnn?). Me tomo el tiempo de leer algunos de los casi ocho mil comentarios que tiene este hilo de Facebook, en su inmensa mayoría racistas hasta la náusea. Alguien dice, sin asomo de sarcasmo, que la horda migratoria se la debemos a Rajoy, “el buen samaritano”. Y todo así. Resumiendo: no vamos a cobrar las pensiones porque este gobierno (del PP, por si alguien lo ha olvidado) se lo da todo a los inmigrantes, que vienen aquí a pasar el día en el bar y a vivir sin trabajar mientras los pensionistas pasan fatigas. Me lloran los ojos, en parte por los disparates supinos y en parte por las faltas de ortografía sangrantes.

Mientras se cuentan estas mentiras, la realidad mensurable y contrastable es que la semana pasada murieron al menos 49 personas en una patera cerca de Alhucema intentando llegar al continente, todos de origen subsahariano; sólo ha habido tres supervivientes. Según Amnistía Internacional, más de dos mil personas han muerto en las aguas del Mediterráneo Central en lo que va de 2017. Completaré esta información: más de dos mil personas que a nadie le importan. Esto con respecto a los que intentan llegar. Por lo que se refiere a los que ya trabajan aquí, hace unos días, trescientos inmigrantes, jornaleros del campo, denunciaban las condiciones laborales lamentables en las que se encuentran, sin acceso a instalaciones sanitarias y cobrando dos céntimos por lechuga arrancada lo que les obliga a hacer jornadas interminables para poder sacar lo mínimo para vivir. Y estos son los que tienen suerte porque los que no la tienen son retenidos en CIEs, auténticas cárceles encubiertas donde el único delito de los que hay allí encerrados es ser extranjeros, pobres y carecer de D.N.I.

Todo esto ocurre en la misma semana en que escuchamos al ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido (ministro del mismo PP que al parecer le regala los recursos a los inmigrantes), decir que las oenegés, las únicas que de algún modo palían tanto sufrimiento, "potencian o favorecen la migración irregular", como si en realidad las personas que huyen poniendo su vida en peligro al hacerse a la mar sobre frágiles embarcaciones, lo hicieran por los atractivos turísticos que Europa ofrece. Vale la pena destacar que según ACNUR, un altísimo porcentaje de los muertos en este Mediterráneo devenido en tumba de África, son niños y niñas. Y sin embargo, el ministro de Interior se dedica a criminalizar a las organizaciones que protegen a estas personas. Dice Paula Farias, de Médicos Sin Fronteras: "Las declaraciones de Zoido demuestran su ignorancia sobre lo que pasa en el Mediterráneo: estamos sacando del agua a la gente que deberían  rescatar  los Estados miembros". Vemos que la UE no hace frente a este problema, más allá de comunicados de buenas intenciones y pésames hipócritas cuando en alguna ocasión el horror de las muertes excede lo soportable. En este contexto, el ministro con sus palabras no hace más que alimentar y dar alas a la ola de xenofobia que amenaza con tragarse todo asomo de esa humanidad que en tiempos fuera seña de identidad de la vieja Europa.

Mentiras y más mentiras: mentiras de los racistas de a pie y mentiras de los racistas que nos gobiernan, mentiras deleznables que representan la vergüenza de pertenecer al género humano. Mentiras de un lado y de otro y en medio miles de muertos que a nadie le importan.



domingo, 2 de julio de 2017

LO SUYO

LO SUYO

Por desgracia todos conocemos a ese grupo de descerebrados autodenominados "Lo Nuestro", o sea, lo suyo de ellos, porque lo mío no es y lo tuyo, que me lees, sospecho que tampoco. Es el grupo que recibió la bendición por parte del delegado del gobierno para manifestarse el mismo día y a la misma hora que el desfile del Orgullo porque, claro, quién va a imaginar que un grupo neonazi vaya a ser hostil contra el colectivo LGTBI. O más bien a quién le importa. Y ya sabemos cómo acabó, aunque a Sánchez-Solís no le conste. Al parecer son los mismos que han golpeado y amenazado de muerte (sí, de muerte) a un chico negro, brasileño, que se llama Lincoln. Su familia lo tuvo que cambiar de instituto por las amenazas recibidas. Han escrito su nombre (bueno, ellos escriben Lincom porque la ortografía no es su fuerte) junto a un símbolo nazi y el imperativo "muere". Muere Lincoln, terrible y alegórico.
Son peligrosos, lo sabemos, se dedican a amedrentar a gente que disfruta pacíficamente del desfile festivo del Orgullo, a dar palizas a inmigrantes, a amenazar a chicos negros... No les interesa ni lo más mínimo el trabajo social pero ponen mesas para repartir arroz y garbanzos a españoles pobres y el objetivo no es ser inclusivos con los marginados sino ser excluyentes con los inmigrantes. Es una puesta en escena pura y dura porque a ellos los marginados les producen casi tanto rechazo como los inmigrantes como bien sabemos por las veces en que han ocupado su tiempo en hostigar indigentes. Hoy les dan legumbres que recogen a las puertas de los Mercadonas pero en otras ocasiones les han dado palos.
Son peligrosos, repito, y mucho, porque son violentos por definición. Y sin embargo el delegado de gobierno les ampara, ¿es que la Ley Mordaza no va con ellos? ¿Es que lo suyo no es un delito de exaltación del odio? Para nuestro gobierno regional la respuesta es no.  En su caso se trata simplemente  de libertad de expresión. Expresión de la xenofobia y la homofobia en este caso, claro está.
Me he partido la cara dialécticamente con personas de mi entorno que dicen que los recursos sociales del estado se dedican a los inmigrantes y que los españoles pobres no son atendidos. Lo dicen y se quedan tan panchos, lo dicen y quieren que tú también te lo creas, y que lo repitas y poco les falta para pedirte que lleves un kilo de lentejas al tenderete de "Lo Nuestro". Y a ti te explota la cabeza con tanta estulticia y no sabes por dónde empezar a argumentar ni si vale la pena. Y entonces les explicas que cómo es posible que se crean que este gobierno que retiró la cartilla sanitaria  a los extranjeros,  algo que va contra el más elemental de los Derechos Humanos, sea el mismo que, según su argumentación, les da ayudas familiares a inmigrantes, discriminando a españoles, de dos mil euros al mes. Y no hay modo de penetrar con argumentos esa espesa capa de racismo, desinformación y tontuna.

Del peligroso ascenso de la ultraderecha  no son los neonazis los únicos responsables. También es responsable esa parte de la ciudadanía que arma con su respaldo a los de los puños americanos. El delegado del gobierno también lo es, por permitirles campar a sus anchas. Y por supuesto el partido del gobierno, ese PP que cuando le conviene es derecha moderada pero que necesita tirarle de vez en cuando un hueso a la jauría ultra, que también vota.

domingo, 18 de junio de 2017

45 GRADOS

45 GRADOS

Para los que siguen pensando que lo del calentamiento global es una milonga de ecologistas agoreros, aquí se presenta junio con 45 grados. Y es que el planeta ya no sabe cómo decirnos las cosas para que reaccionemos. No es que sea una novedad que en verano haga calor pero si vamos juntando noticias la cosa ya se pone un poquito más alarmante. Como dijo Bertolt Brecht, die Wahrheit ist konkret, la verdad es concreta. Y además, añado yo, la realidad es tozuda, se abre camino y termina imponiéndose por más que algunos se empeñen en ignorarla. Tenemos  variadísimos ejemplos de esta tozudez de la realidad:

Ejemplo 1, nivel local
El viernes pasado día 16 de junio se cayó parte del enorme ficus de Santo Domingo, con el consiguiente susto para la gente que había en la plaza y porque no hubo que lamentar más desgracia que la caída del propio árbol. El ficus se derrumbó a pesar de la promesa del gobierno regional de proteger y conservar nuestro patrimonio arbóreo (echad un vistazo a esta propaganda del PP de aquí abajo), porque no era más que eso, una promesa. Pero, ¿qué queréis, lumbreras, que crezca un ficus centenario en una maceta, máxime cuando le cortáis las raíces aéreas, que son las que garantizan su estabilidad porque, claro, hacia donde las va a lanzar el árbol si vive en dos palmos de tierra? Pero si la política municipal en esta materia es dejar los jardines como el parking de un centro comercial, metiendo arbolitos huérfanos en minúsculos alcorques, este es el resultado, ya que como dije en el párrafo anterior, la realidad se abre camino y las raíces de los árboles también.



Ejemplo 2, nivel regional
A pesar de que el 11 de mayo el presidente López Miras bendijera con el hisopo de la propaganda las aguas del Mar Menor desde la cubierta de un barco, diciendo que la laguna está como hace veinte años (sic) y que no vayamos por ahí diciendo cosas que espanten a los turistas, la tozudez de la realidad nos ha dejado el jueves 15 de junio a treinta niños de un colegio de Jumilla con urticaria tras bañarse en el Mar Menor. Medio Ambiente aseguraba que las aguas eran aptas para el baño y que las algas no eran tóxicas, pero ello no impidió que a los niños se les diagnosticara una dermatitis provocada por un alga. La realidad es lo que tiene: que a cabezona no hay quien le gane.

Ejemplo 3, nivel nacional
La gestión de las cuencas fluviales a nivel nacional en la mitad sur de nuestro país es, en general, un ejemplo de todo lo que no se debe hacer con el agua. Entubar cauces, desviar cursos, encementar acequias, esquilmar sin piedad los recursos hídricos como si, literalmente, no hubiera un mañana. Todo ello además en medio de tramas corruptas de venta del agua para favorecer a grandes empresas agroindustriales en detrimento de los pequeños y medianos agricultores y en detrimento también de los riegos tradicionales que son los que han garantizado durante siglos la biodiversidad y la sostenibilidad de los entornos. Cómo no pensar en la distopía que describe magistralmente Ginés Sanchez en su novela “Dos mil noventa y seis” en la que muestra un mundo en colapso por la falta de agua. Ojalá que no llegue, pero habrá que reaccionar ante la realidad presente.

Ejemplo 4, nivel mundial
A nivel mundial no nos va mejor. El líder del país más influyente del planeta es un mono con un lanzallamas en una mano y un bidón de gasolina en la otra. Al retirar a EEUU de los acuerdos de París en materia medioambiental, Trump da por inaugurada una barra libre de tropelías contra el planeta en nombre del emprendimiento (él considera que el acuerdo perjudica el desarrollo de la economía y del empleo en su país) cuyas consecuencias sufriremos todos. Él y sus descendientes también, claro. Es el resultado de la ignorancia combinada con avaricia en cantidades industriales: no se libra nadie. Pero esto no nos sirve de consuelo, más bien al contrario, porque constatamos que estamos en manos de un individuo que, dando la espalda a la realidad más tenaz, es capaz de poner en riesgo, por puro espíritu depredador, un planeta donde él también vive.

Esto es lo que tenemos, ya podemos ir haciéndonos a la idea porque si cerramos los ojos será la realidad la que se encargue de que los abramos.

jueves, 1 de junio de 2017

MOIX, LAS PENSIONES, PODEMOS Y EL PSOE

MOIX, LAS PENSIONES, PODEMOS Y EL PSOE

El Banco de España avisa de un fuerte recorte en pensiones. Y sin que aparentemente tenga nada que ver, también nos hemos enterado esta semana de que el señor fiscal jefe anticorrupción de nuestro país, Manuel Moix (ahora dimitido)  tiene una empresa off-shore en Panamá. Él dice que es una herencia de su padre. No nos sorprende, una herencia, igualito que Pujol. Vemos que el nacionalismo de uno y otro signo está unido, entre otras muchas cosas, por el ánimo depredador y la falta de escrúpulos y vergüenza. A todo esto, el gobierno dice que está bien, que todo guay, que cuál es el problema. Claaaro, el gobierno de un partido cuya sede está pagada en B, cuyo ejecutivo cobra en sobres de dinero negro, cuyos tesoreros han sido procesados por contabilidad imaginativa, cuyo presidente tiene que declarar como imputado… como para que nos extrañe que les parezca de perlas este fiscal anticorrupción. Ni hecho a medida, vamos.

Para arreglar la cosa sale Celia Villalobos a hacer declaraciones y dice, la señora, que a ver si es que queremos que nuestros políticos sean pobres de solemnidad. No, doña Celia, nadie ha pedido tal cosa. Lo que sí pedimos, es más, exigimos, es que nuestros políticos, empresarios, celebrities y demás personal de parné, paguen sus impuestos en España, para contribuir a la riqueza común, tal y como hace, por cierto, el resto de la ciudadanía so pena de ingentes multas. No pedimos un tratamiento más duro para políticos, ni siquiera pedimos ya que prediquen con el ejemplo, que sería lo suyo. Pedimos, pura y simplemente, que tributen como cualquier otro ciudadano de a pie. Por favor. Copón, ya.

Tal polvareda se ha armado que el señor Moix ha tenido que dimitir (de fiscal anticorrupción, no de su riqueza viajera, claro), pero esta dimisión no consigue disipar el hedor a podrido en el ambiente porque sabemos de sobra que hay muchos otros casos similares, unos conocidos y otros no. Y también somos conscientes de que esto está directa y dolorosamente relacionado con el fuerte recorte en pensiones anunciado, porque para qué explicar que todo lo que es riqueza off-shore se convierte de forma automática en pobreza nacional. Sin embargo vemos ya casi sin estupor cómo nuestros conciudadanos votan de nuevo al PP, como si les diera igual una ecuación que es de Barrio Sésamo: lo que está fuera, no está dentro; riqueza fuera del país igual a pobreza dentro del país. De que continúe gobernando un partido corrupto hasta el tuétano más allá de todo asomo de duda son responsables el propio PP, los medios de comunicación, la ciudadanía misma, y por supuesto también el resto de partidos. Si el PP gana es, entre otras cosas, por incomparecencia del contrario. El PSOE a hostia limpia entre susanistas y sanchistas, o sea, entre el viejo régimen y el supuesto (con muchas comillas) nuevo régimen y Podemos en pleno proceso de mitosis, no animan precisamente al electorado a hacer una apuesta por el cambio.


Por lo que vemos, España tendrá su riqueza viajando por esos mundos, haciendo turismo financiero, durante mucho tiempo. Spain no es que sea different. Spain es directamente off-shore.

lunes, 8 de mayo de 2017

¿ABRIR EL DEBATE?

¿ABRIR EL DEBATE?

A raíz de la noticia de El Confidencial sobre el trabajo no remunerado de becarios en restaurantes y las posteriores declaraciones del cocinero Jordi Cruz, hemos sabido que si trabajas para alguna celebridad, date por pagado: estás cobrando en una moneda que se llama prestigio. Eso sí, no cotiza a la Seguridad Social ni paga la hipoteca, pero, oye, cuánto honor. Tampoco lo querrás todo. Si ese es el trato supongo que Jordi Cruz tampoco cobrará a TVE por su presencia en Masterchef, y que, al igual que los becarios que trabajan para él, también recibirá su estipendio en fama, la que le da un medio público para promocionar su restaurante. No queremos pensar que gente tan honesta funcione con un doble rasero.
Lo que Jordi Cruz plantea a través de una explicación cínica en extremo es una relación laboral basada en una desigualdad vergonzosa. Por cierto, el presidente de la Ceoe también es de la opinión de que, efectivamente, el trabajo de los becarios es impagable... Estos llamados emprendedores de éxito en neolengua tienen un nombre en castellano antiguo: depredadores sociales. No generan empleo, puesto que no pagan sueldos sino que se aprovechan de forma descarada de su situación de privilegio para beneficiarse del trabajo de otros. Pero lo que realmente preocupa es que se haya puesto sobre el tapete el tema  de si pagar con prestigio es sueldo suficiente.

Hay cuestiones para las que el simple hecho de abrir el debate ya supone cruzar una línea roja. Me explicaré. Si yo os digo: venga, vamos a abrir el debate sobre canibalismo o sobre venta de órganos, estoy segura de que me diríais: ¿estás loca, qué debate? Y esa sería la respuesta correcta. Hay temas que no se pueden ni se deben plantear. Sin embargo hemos visto cómo se ha abierto recientemente el debate acerca de vender o alquilar el cuerpo de otro ser humano, o sea, sobre la pertinencia de convertir a las mujeres pobres en meras incubadoras. Y estos días se está planteando  la cuestión de hacer trabajar a personas jóvenes sin que cobren, o sea sobre la pertinencia del trabajo en condiciones de semi esclavitud. Estos son los  nuevos vectores de avance del neoliberalismo para el cual todo es objeto de compra-venta y donde la única ley a respetar es la de la oferta y la demanda.  Y la respuesta no es sólo en ambos casos un rotundo NO: no a la venta ni alquiler de cuerpos y no a trabajar sin cobrar.  La respuesta es que el mero hecho de plantear dichas cuestiones ya es una trampa porque nos llevan a su terreno, o sea, a discutir temas que ni siquiera se deben cuestionar, del mismo modo que a nadie en su sano juicio se le ocurriría abrir el debate, insisto, sobre venta de órganos o canibalismo. Así es como se comienza a producir un cambio de paradigma, abriendo el debate. Hay líneas rojas que no se deben cruzar jamás porque cruzarlas supone poner en riesgo nuestra condición humana para convertirnos en mera mercancía. Esas líneas rojas son las que atañen a nuestra dignidad como seres humanos y deberían ser intocables.

domingo, 30 de abril de 2017

POESÍA CONTRA REGGAETON

Poesía contra reggaeton

Cada noche les leo a mis hijas y a mi hijo poemas de Antonio Machado, de Ana Mª Romero Yebra, de Amado Nervo, de Concepción Arenal.  No es aleatorio, forma parte de un plan. Necesito darles otras opciones de lenguaje y de pensamiento que se alejen radicalmente de la fiebre latina que estamos sufriendo. No sé el resultado que dará, no sé cuánta Rosalía de Castro hace falta para neutralizar el "Sabes que tu breva está buscando de mi pam pam" que les persigue a todas horas; qué dosis de antídoto poético será conveniente para conjurar la intoxicación machista y de mediocridad musical que soportan sus oídos y sus mentes. Rimar diminutivos tendría que  estar tipificado como delito penal lingüístico, y ya rimar gerundios debería tener cárcel sin fianza. Toda poesía es poca para contrarrestar el: "Porque tu belleza es un rompecabezas (frase, por cierto, carente de sentido a menos que esté dedicada a Rossy de Palma), pero pa' montarla aquí tengo la pieza". Como se puede ver, sutil como una retro excavadora en plena faena.
No sé si mi plan funcionará, de momento nos divertimos con "La Gallina"  de Gloria Fuertes:”Mi ama me vende/a doña Luz/¿Yo con arroz?/¡Qué ingratitud!” y nos emocionamos hasta las lágrimas con: "míralos qué viejos son, qué viejos son los lagartos"  de García Lorca.
El machismo, que siempre halla una manera de renovarse, ha encontrado en el reggaeton un modo de expresión y difusión masivo y acrítico, un ideario viejo con ropajes nuevos. En los setenta los payasos de la tele nos enseñaban cómo ser las perfectas amas de casa: “Así planchaba, así, así/Así planchaba que yo la vi”. No hemos abandonado este mandato porque seguimos planchando así, así, pero ahora el patriarcado nos envía a través del reggaeton el mensaje de cómo ser, además, los perfectos objetos sexuales pasivos y complacientes.

El reggaeton es una epidemia, está por todos lados: en la radio en la tele, en clase de baile, en las fiestas de cumpleaños, en fin, en el universo de nuestras criaturas. Es cierto que desearía que mis hijas y mi hijo crecieran en un mundo donde Pittbull siguiera siendo sólo una raza de perro pero también es cierto que no les puedo sustraer de su medio, porque es el suyo, la casa del futuro les pertenece, ese escenario que, como dice Tagore, no puedo siquiera soñar con visitar, pero sí que puedo, al menos, mostrarles que otros mundos son posibles.